e-Mail
observatoriomx@observatoriomx.mx
¿Necesitas ayuda?
55 70 46 50 70

El crecimiento constante del país en los últimos años y el reto de consolidar dicho crecimiento, exige entre otras cosas, la formación de un capital humano que atienda este crecimiento, que garantice la sostenibilidad del mismo y conduzca al país a un nivel de desarrollo y competitividad esperados.

La formación de profesionales competentes y comprometidos con el desarrollo social constituye hoy día una misión esencial de la Educación Superior Contemporánea, (UNESCO, 1998) . Cada día la sociedad demanda con más fuerza la formación de profesionales capaces no sólo de resolver con eficiencia los problemas de la práctica profesional sino también y fundamentalmente de lograr un desempeño profesional ético y responsable.

La palabra profesional de acuerdo con el diccionario de la real academia de la lengua española indica que se pueden asumir diferentes usos para nuestro idioma. Uno de los usos que aplica al tema que estamos estudiando es el que indican que es todo aquello vinculado a la profesión. En tanto, la profesión es aquella actividad, oficio o trabajo que un individuo lleva a cabo cotidianamente a cambio de la percepción de un salario. Cabe destacar que el individuo que ejerce tal o cual profesión dispone de un conocimiento pormenorizado del trabajo que realiza gracias a que ha recibido formación especializada al respecto. Entonces, el profesional es quien ejerce una profesión.

Cuando una persona decide ejercer una profesión, o sea, convertirse en profesional en tal o cual disciplina, será necesario que curse estudios específicos sobre la materia en cuestión, los cuales siempre corresponden a niveles universitarios y algunas veces al desarrollo de capacidades técnicas, es decir a estudios técnicos. Cuando la persona culmina satisfactoriamente con los mismos, la institución académica en la cual cursó, le extenderá un certificado de cumplimiento conforme de los estudios o diploma, que es el documento oficial que acreditará que cuenta con las competencias para desempeñarse en la profesión.

Por otra parte, una carrera técnica es aquella conducente a un título de técnico de nivel superior que especializa al capital humano en alguna actividad o capacidad de un nivel medio. La Educación Técnica Profesional (ETP) conocida en el ámbito internacional como Educación y Entrenamiento Vocacional Inicial (IVET, por sus siglas en inglés) incluye todas aquellas modalidades educativas que combinan el aprendizaje teórico y práctico; relevante para un campo ocupacional específico y que son impartidas a los jóvenes durante su permanencia en el sistema educativo y antes de su ingreso al mercado laboral. Estas modalidades educativas se imparten normalmente en la educación secundaria y en la educación terciaria (OCDE, 2010). El propósito principal de este tipo de educación es promover transiciones exitosas de los jóvenes desde el sistema educativo hacia el mundo del trabajo. Para ello se enfoca principalmente en el logro de aprendizajes que permitan a las personas ser adecuadamente productivas en determinados sectores de la actividad económica. Sin embargo, la ETP también debe desarrollar otros aprendizajes que no son exclusivos de esta formación y que también se aplican a otros tipos de educación, como son los aprendizajes relativos a matemáticas y lenguaje, y aquellos que se asocian al desarrollo de capacidades de trabajo en equipo, comunicación efectiva, iniciativa, entre otros (Lauglo, 2006). En los últimos años, la ETP se ha convertido en una de las prioridades de política de los países por diversas razones. Entre ellas, el énfasis puesto en su potencial para apoyar la competitividad de los países y la empleabilidad de las personas, y por este medio contribuir a la movilidad social de quienes no prosiguen carreras universitarias. Otra razón es la toma de consciencia respecto a los problemas estructurales que enfrenta este tipo de educación que le impiden cumplir adecuadamente con su propósito y satisfacer las demandas que le realizan tanto los jóvenes y sus familias, como el sector productivo.

Dentro del sistema de Educación Superior hay formación profesional y formación técnica de nivel superior. La Educación Técnica está orientada a entregar a los estudiantes la capacidad y los conocimientos necesarios para desempeñarse en una especialidad de apoyo al nivel profesional, o bien desempeñarse por cuenta propia. La Formación Técnica es fundamental, no sólo porque ser una opción vocacional para muchos jóvenes, sino porque constituye una base relevante para apoyar la competitividad del país.

En el presente análisis evaluaremos al personal técnico y profesionales de acuerdo a la Matrícula de tecnologías de la información y comunicación de nivel licenciatura por carreras desde el año de 1995 y hasta el 2014, presentando para ello dos gráficas las cuales nos mostraran la importancia del personal Técnico y de los profesionales de la industria TIC.

Este indicador nos permite conocer el número de profesionales técnicos y el número del personal con una carrera a fin a las TICS, considerando para ello se los siguientes perfiles de carrera:

  1. Lic. en informática
  2. Ing. en informática
  3. Ing. en sistemas computacionales
  4. Ing. en ciencias computacionales
  5. Lic. en ciencias computacionales
  6. Lic. en sistemas de computación Administrativa
  7. Lic. en sistemas computacionales
  8. Ing. administrador de sistemas
  9. Lic. en matemáticas aplicadas y computación
  10. Ing. en control y computación
  11. Ing. en control y automatización
  12. Ing. en sistemas de información
  13. Ing. en telemática
  14. Ing. en procesos discretos y automáticos: robótica industrial
  15. Ing. en electrónica en computación
  16. Otras carreras informáticas

La siguiente gráfica nos muestra el número de profesionales por el perfil de la carrera relacionadas con el área de las TICS.

BOLETÍN INFORMATIVO