e-Mail
observatoriomx@observatoriomx.mx
¿Necesitas ayuda?
55 70 46 50 70

Este indicador se refiere a la capacidad La banca mexicana, además de jugar un factor importante en la recuperación económica, también es un actor clave para generar confianza de inversionistas. La solidez del sistema bancario mexicano es un punto de referencia para muchos empresarios. México ha manejado ha implantado políticas de regulación con lo que se pretende brindar la seguridad y estabilidad que requiere el mercado bancario para atraer mayores inversiones. Un indicador clave de la solidez bancaria son los índices de capitalización que mantienen los bancos de acuerdo a la regulación establecida por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV. Esto genera certidumbre ya que refleja un sistema bancario sólido que minimiza el riesgo de repetir las crisis bancarias que vivió el sistema financiero mexicano y la voluntad de los gobiernos por mantener d la estabilidad del sistema financiero, particularmente la banca.

El capital de nivel 1, es utilizado para describir la suficiencia de capital de un banco y se refiere al capital básico que incluye el capital social y las reservas divulgadas. Dicho de otro modo, es el dinero que el banco ha almacenado para mantenerlo funcionando a través de las transacciones que realiza.

El capital de nivel 2 es el componente secundario del capital bancario. El capital de Nivel 2 se designa como capital suplementario y se compone de elementos tales como reservas de revalorización, reservas no reveladas, instrumentos híbridos y deuda a plazo subordinada.

El capital regulatorio se refiere al mínimo de capital que deben tener las instituciones financieras. Existen requisitos de capital basados en el riesgo para proteger a las empresas, los inversionistas y clientes asegurando que cada institución tenga suficiente capital disponible para sostener pérdidas de operación.

Esta gráfica se refiere a la suma de los activos de las instituciones financieras, ponderados según el riesgo que cada activo suponga para las mismas. Por ejemplo, un préstamo concedido a un particular representa un riesgo alto, mientras que un bono emitido por un país sólido, como Estados Unidos, no se considera un riesgo alto debido a la certidumbre.

BOLETÍN INFORMATIVO