e-Mail
observatoriomx@observatoriomx.mx
¿Necesitas ayuda?
55 70 46 50 70

Dada su importancia en la economía nacional, el sector energético nacional constituye una palanca de desarrollo que requiere de una planeación estratégica y responsable, donde los esfuerzos sectoriales se encuentren alineados hacia objetivos comunes que coadyuven al equilibrio del mercado y la sustentabilidad, a través de planes, programas y metas bien definidas en el mediano y largo plazo. Para la Administración del actual Presidente Enrique Peña Nieto, el aseguramiento del abasto racional de energía eléctrica a lo largo del país es una estrategia fundamental para dar una mejor calidad de vida de los mexicanos. En ese sentido, la Prospectiva del Sector Eléctrico 2013-2027 (SENER, 2013) es un instrumento de planeación que ofrece información confiable de la situación actual del mercado eléctrico a nivel nacional e internacional, así como una proyección de la expansión que se prevé en nuestro país durante los próximos años para apoyar la toma de decisiones estratégicas.

El esfuerzo de la presente Administración, a través de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de ampliar la cartera de tecnologías de generación, forma parte de una estrategia para lograr un uso más eficiente de la capacidad instalada en el país. Los esfuerzos se han focalizado en la modernización de la infraestructura de centrales de generación y de las redes eléctricas de transmisión y distribución, lo que resultará en una operación y transmisión de electricidad más segura y confiable, reduciendo así las pérdidas de energía eléctrica. De esta forma, la optimización del sistema eléctrico contribuye a mejorar la calidad de vida de la población y aumentar la competitividad del país.

De acuerdo a cifras de la Secretaria de Energía (SENER, 2013) en 2012, el consumo nacional de energía eléctrica se ubicó en 234,219 Gigawatt-hora (GWh). Esto representó un incremento de 2.1% con respecto a 2011. Asimismo, el suministro de energía eléctrica creció 2.8%, al extenderse la cobertura a más de 36.4 millones de usuarios. Las ventas internas de electricidad se incrementaron 2.7% respecto al año anterior, ubicándose en 207,711 GWh. El sector industrial concentró 58.6% de dichas ventas y 25.4% el sector residencial. Por su parte, el consumo autoabastecido de energía eléctrica en 2012 presentó un decremento de 2.15% con respecto a 2011, situándose en 26,508 GWh.

El desempeño económico tiene un efecto directo en la dinámica del consumo de energía eléctrica. Considerando este hecho, las estimaciones del desarrollo del mercado eléctrico realizadas por la CFE toman como insumo fundamental a los escenarios macroeconómicos, donde el crecimiento estimado del PIB durante el periodo 2012-2027 se ubica en 3.6% en promedio anual, lo cual da como resultado un incremento promedio anual de 4.5% en el consumo nacional de energía eléctrica. Debido a la actualización anual de las expectativas de crecimiento de la economía, los escenarios del comportamiento del crecimiento económico nacional a la fecha de la publicación de la presente Prospectiva, no corresponden con los actuales, por lo que dichas estimaciones presentan una diferenciación para los primeros 10 años de planeación.

Contexto internacional del mercado eléctrico

Los escenarios mundiales están cambiando rápidamente, trazándose un nuevo horizonte en el mercado energético. El crecimiento constante de la producción de gas y la implementación de tecnologías menos contaminantes cada vez más eficientes como la solar y la eólica, reconfiguran el panorama de la producción de electricidad. La tendencia mundial hacia la disminución de combustibles fósiles se ve reflejada en la capacidad de generación eléctrica, donde la participación de otras fuentes primarias va en crecimiento. Esto se muestra en los pronósticos hacia el año 2040 realizadas por de la Agencia Internacional de Energía (AIE) en su reporte anual (International Energy Agency (IEA), 2013) World Energy Outlook en la versión 2013.

La siguiente gráfica muestra el consumo de electricidad de una lista de países entre los que se encuentra México, Estados Unidos y Canadá.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que el consumo de electricidad continuará aumentando, principalmente en países no-miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Para abastecer el constante incremento en la demanda de energía eléctrica, se han buscado energías alternativas, como las fuentes renovables, con costos cada vez menores, con un menor impacto ambiental negativo y disponible para todos los consumidores, sin importar la zona geográfica.

Cabe destacar que el 28.8% del consumo mundial de energía para el año 2010 corresponde a los países de la región asiática no-miembros de la OCDE, en particular China e India. Estos dos países reflejan el efecto de su constante crecimiento económico, que se ha traducido en el crecimiento de su consumo eléctrico, particularmente en el sector industrial, incluso superando hoy en día a Estados Unidos.

Con respecto al consumo de energía eléctrica en Medio Oriente, se mantuvieron las cifras con un 3.7% anual para el período 2000-2010. Irán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos representan en conjunto dos terceras partes de la electricidad de la región.

Para Europa OCDE se observa que representa el 17.3%, como resultado de tener una mayor estabilidad y madurez en sus mercados de consumo de electricidad (Ver Gráfica Consumo Mundial de Energía por Región).

La primera gráfica muestra la participación proporcionan de los países y la segunda gráfica observa los datos en Terawats por hora.

Capacidad de generación de Energía Eléctrica

En lo que corresponde a la capacidad instalada en los países miembros de la OCDE, ésta fue de 2,652.8 Giga watts (GW) a finales de 2010 de acuerdo al Electricity Information 2013 de la AIE. De aquí, 1,699 GW corresponden a centrales que utilizan combustibles fósiles, 313.5 GW de potencia nuclear, 456.7 GW de energía hidroeléctrica (incluida la capacidad de bombeo), 134.1 GW de eólica, y 6.01 GW la energía geotérmica. Para las restantes, mareomotriz, undimotriz, oceanográfica entre otras, correspondió el 43.3 GW. Estos datos se pueden observar en la siguiente Gráfica.

Norteamérica presenta una interesante diversificación en la capacidad de generación. Canadá ha desarrollado energías renovables como la hidroeléctrica, su mayor fuente con 75.1 GW, representando 54.8% del total de su capacidad de generación, cifra superior a la proveniente de combustibles fósiles.

En el caso de Estados Unidos, su mayor fuente de energía primaria para la generación de energía eléctrica en 2010 siguió siendo los combustibles fósiles, con 793.5 GW, es decir, 76.27% de un total de 1,041.0 GW, seguido de la generación mediante energía nuclear con 101.1 GW.

Así mismo en 2010, México mostró una tendencia positiva en la capacidad de generación con el empleo de otras, alcanzando una participación en la OCDE de 2.35%. Sin embargo, México aún depende de fuentes fósiles en 76.6% del total de 62.29 GW, aumentando su dependencia en el gas natural. La capacidad instalada en la región de Norteamérica presentará una desaceleración en su capacidad de generación eléctrica en términos porcentuales, la cual se pronostica que pase de 24.7% en 2010 a 20.2% del total mundial en 2040.

Como se puede apreciar en la siguiente gráfica los datos que se mencionaron en el parrafo anterior Estados Unidos en Norteamérica es el mayor generador de energia.

BOLETÍN INFORMATIVO